domingo, 28 de octubre de 2007

Espera...



Es un proceso que acompaña nuestra existencia. Comienza durante el periodo de gestación donde se permanece durante nueve meses en un medio acuosa cálido y oscuro. Con el paso de días y meses se aprende primero a gatear, hasta poder dar los primeros pasos. Cierto instante se comienza a emitir sonidos que aquellos que nos rodean entienden y sonríen al escuchar.


Esperamos para podernos sentar en la mesa de los mayores. Para llegar hasta ese cajón donde se guardan las galletas. Para poder entrar a ese lugar que nos tienen prohibido el paso.


Permanecemos a la espera de una caricia sincera. De una mirada acompañada de un beso que recordaremos el resto de nuestra existencia. De un te quiero. De un sí y de a veces un no.


Continuamos esperando alegrías y algunas penas. Creando sueños que se conviertan en realidad. Esperanzas, ilusiones, deseos...


Contemplas la noche que precede al día y a su vez éste a otra noche. Al cobijo de una luna cambiante con el paso del tiempo. Tiempo que espera junto a nosotros el devenir de nuestras vidas. Visualizando allá a lo lejos el fin que esperamos desde un principio.

2 comentarios:

Blau dijo...

Llegue desde Milagros y por más que me prometa no agregar nuevos Blogs a favoritos, contigo rompo la regla, hala ya lo sabes.
Te leo.

Milagros Sánchez dijo...

Como ya nos tienes acostumbrad@s vuelvo a toparme muy agradablemente con otra nueva reflexión por tu parte: La Vida y La Muerte, ambas caras de la misma moneda, ambas realidades de una única REALIDAD intangible e intransferible, la verdadera esencia de ese misterio divino del que nuestro SER es el auténtico protagonista.
Un abrazo