viernes, 7 de septiembre de 2007

Proximidad

Miradas furtivas bajo una tenue luz, que se buscan, para luego perderse en alguna parte de la sala y reencontrarse en otro lugar. Donde el hielo y el fuego se funden al compás de una melodía, que parece no acabar.

Se alterna la distancia con el acercamiento. Donde saboreas la tibieza de un cuerpo que desea ser cautivado. Junto a su discreto aroma, que se hace más intenso en zonas como su cuello, sus muñecas, su pecho.

Observas sus labios entreabiertos que ofrecen una delicada sonrisa y te anuncian la entrada a un mundo de sabores, cálido y confortable. A la espera de que alguien ose traspasar el umbral de sus límites.

Correspondes a su gesto, rozando sutilmente su cadera. Sintiendo como se estremece durante unos instantes donde queda patente su indefensión. La acoges entre tus brazos para guiar sus movimientos con precisión.

Cada paso va acompañado de erotismo, algunos por insinuación, en otros por el deseo, a veces por la pasión, pero siempre la seducción que va impresa en su piel, en la tuya.

Recorres su silueta con las manos, quemando toda superficie bajo tus dedos. Viendo como busca protección en el abrigo de tu cuerpo. Donde tú eres el marco y ella un cuadro que harás lucir entre los demás como la obra más preciada.

La danza es la expresión vertical de un sentimiento horizontal, aquél que es capaz de unirnos, desdibujando toda diferencia. En él, meces su cuerpo, con suavidad y fortaleza. Percibiendo el poder que ejerces sobre su persona al sentirla tuya.

Sepárate para captar como se desgarra mientras agoniza. Acercarla para comprobar como se entrega, zozobra y se rinde a la evidencia. Olvidando toda voluntad que no sea la tuya. Hasta quedar sin fuerzas y caer exhausta a tus pies.

Con esta nota finaliza la danza, como una cajita de música esperando que la vuelvan a abrir.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno, no suelo dejarte comentarios, pero te leo asiduamente, y debo decirte que esta vez te has superado.

Propongo que como homenaje a la autora, dejemos una "X" en comentarios todas aquellas a quienes nos haya excitado este texto.

Anónimo dijo...

X

Anónimo dijo...

x

Anónimo dijo...

X

Maslama dijo...

x