viernes, 9 de noviembre de 2007

Arde...



Arde un fuego
entre palabras rotas
de sangre pura.

2 comentarios:

Blau dijo...

El fuego puede iluminar
Un beso

Milagros Sánchez dijo...

El fuego siempre purifica.

Y sobre tu comment en mi blog: ¿Crees que al cabo del año los hombres supuestamente maltratados mueren en la misma proporción que las mujeres maltratadas?
¿Te imaginas a qué cuotas de libertad nos hubiera llevado una sociedad desinformada o sin concienciación puntual de sus propias tragedias?
Las estadísticas suelen ayudarnos a comprender mejor temas complejos y dispersos, concentrándolos en cifras.

Un abrazo