lunes, 24 de diciembre de 2007

Caduca...



Existir en una perenne soledad, sin otra compañía que su propia sombra. Cambiar lo eterno por lo efímero. Lo tangible por lo abstracto de unos ojos, de una mirada, de un instante.

Negar su origen y destino, por una llama que alcanzó su corazón. Para lograr la felicidad o la idealización de la misma en la compañía de esa persona.

Como diezmo a su decisión surgió el enfrentamiento a la vejez, la senectud, el deterioro, hasta alcanzar la muerte y con ella llegó su mejor amante, la soledad, acompañada de agridulces recuerdos y punzadas a su herido corazón cada vez que evoca sus palabras o una sonrisa o simplemente cree escuchar sus pasos.

Ahora sólo le queda el frío de un sarcófago, donde moran los restos del ser que un día amó. Mientras cada amanecer vela su mirada y el viento le anuncia su vida baldía.

Por delante le quedan largos días de invierno, al compás de los años hasta el fin de los tiempos.

10 comentarios:

dintel dijo...

Vaya, con lo caduca que me siento hoy, me he ido a topar con tu post. Gracias por verbalizarme.

Waipu Carolina dijo...

Precioso y profundo...
Paso por aquí después de una ausencia por vacaciones para desearte buenas fiestas!
un abrazo

without dijo...

Hola Dintel, bienveniada a este espacio en el cibermundo.

:)

without dijo...

Hola Waipu,

Felicidades para ti también.

Un abrazo.

PRU dijo...

¿Todo caduca entonces, excepto la muerte eterna? ¿Quién será mejor amante, la soledad o la dama de la guadaña?

Te adjunto unos cuantos besos, para acompañar estos largos días de invierno...

without dijo...

Hola Pru,

Me quedo con la dama de la noche, orque mi espíritu no sabría sobrellevar a la soledad...

Un cálido beso.

Blau dijo...

Without, Feliz Navidad.
Un beso

lanobil, dijo...

Hasta el fin delos tiempos...
Te espero allí.
Un saludo y espero que puedas visitarme.

without dijo...

Lo mismo te deseo Blau.

Besitos

without dijo...

Hola Lanobil,

Voy en camino, así que no desesperes...

Ante todo bienvenida y darte las gracias por leer.

Un abrazo